El 11 de marzo del 2011 el Cáncer decidió llevarse a uno de los mejores tipos que deben haber pisado la faz de la Tierra. La noticia nos dolió como pocas, porque sabíamos que su lucha contra la enfermedad había sido larga y dura, y porque era un amigo al cual le debemos prácticamente todo. Sin Adrián no estaríamos donde estamos y no existiría Datahouse Company.

A Adrián lo conocimos en Agosto del 2001, en el momento en que intentábamos arrancar con este emprendimiento. Inmediatamente hicimos click y nos tomó bajo su ala, dándonos consejos y apoyo en los momentos más difíciles de nuestra vida laboral. Tuvimos que remontar la feroz debacle surgida tras la caída de Fernando de la Rúa y, durante aquella época, Adrián fue el único que le tuvo confianza a nuestro proyecto, poniéndonos en contacto con profesionales (amigos y conocidos de él), y estimulándonos para seguir adelante.

Lo conocimos, y lo disfrutamos; y durante el tiempo que lo tratamos le expresamos nuestra gratitud una y otra vez ... y aún así nos queda la sensación de que todas las palabras dichas en su momento han resultado insuficientes para demostrar nuestro sentimiento de deuda hacia él.

Desde aquí le mandamos nuestro más cálido abrazo a Paula y a su familia. Sólo queremos decirles que el dolor ya terminó y comenzó la etapa de la alegría. Porque nuestro amigo no ha desaparecido sino que ha pasado a otro de los tantos planos que conforman nuestra existencia, y se encuentra más vivo que nunca en nuestros corazones. Y porque, donde se encuentra ahora, está feliz y sonriente, sintiendo el afecto de todos aquellos que lo hemos querido.

collage Adrian Chirom